Beneficios del taekwondo

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

El taekwondo es una disciplina beneficiosa para todos, pero especialmente para los niños. Sus principios básicos, la cortesía, la integridad, la perseverancia, el autocontrol, la indomabilidad y el respeto que se siente en Dojan, son valores que los profesores enseñan en cada sesión de formación.

Por ello, no sólo queremos que la educación física forme parte de la educación formal, sino que también recomendamos que los niños practiquen taekwondo como parte de sus actividades extraescolares.

En este caso concreto queremos hablarte de los beneficios que aporta el Taekwondo a los niños. Así, cuando lo descubras, podrás estar seguro de que es la mejor opción para tu hijo.

Por supuesto, lo primero que debes saber es que se trata de un arte marcial de origen coreano, basado en técnicas de defensa personal y practicado por más de 30 millones de personas en todo el mundo.

¿Estás preparado para tomar nota de ello? He aquí algunos de sus aspectos más beneficiosos.

Beneficios a nivel físico.

Como cualquier deporte, el taekwondo tiene una larga lista de beneficios para la salud y la apariencia. En este caso, te permite disfrutar de las siguientes ventajas.

  • Ayuda a mejorar la coordinación y los reflejos del cuerpo.
  • Funciona aumentando significativamente la flexibilidad, la agilidad y la resistencia.
  • Se convierte en una gran sugerencia para fortalecer el cuerpo, especialmente los músculos.
  • También es una forma ideal de dar a todo el cuerpo una mayor movilidad y acondicionamiento.

Beneficios a nivel social

Además de los beneficios mencionados a nivel físico, no podemos ignorar el hecho de que el Taekwondo es una disciplina que ayuda a los niños que lo practican a acercarse a los demás desde una perspectiva social. ¿Qué es esto? Algunas de las más importantes son cosas como esta.

Con el taekwondo se fomentan relaciones personales y ayuda a los demás en sus momentos de necesidad.

Y lo que es más fundamental, les enseña a trabajar en equipo.

Igualmente, les ayuda a descubrir que todos los miembros de un grupo son esenciales y a “desempeñar” su relevante papel en la consecución de un objetivo común.

Además, los niños que practican taekwondo aprenden valores fundamentales para la vida social del siglo XXI, como el respeto a los demás, la tolerancia y la honestidad.

Y todo ello les ayudará en gran medida a descubrir, entre otras cosas, los pilares culturales y fundamentales de la disciplina, que se basa en los principios de las diferentes costumbres y formas tradicionales de entender la vida. 

Esto les enriquecerá a nivel personal. Además, no hay que olvidar que el taekwondo es también una gran disciplina para que los niños hagan nuevos amigos en la escuela o fuera del barrio.

Los beneficios psicológicos del Taekwondo

Asimismo, no se puede pasar por alto que la práctica del arte marcial que nos mantiene ocupados también ofrece muchos beneficios significativos a los niños a nivel psicológico. 

No sólo les ayudará a mejorar su concentración, sino también su autocontrol. Esta será una gran herramienta para hacer de ellos individuos más disciplinados.

La perseverancia, el sacrificio y el trabajo duro son otros valores que adquirirán a través de este deporte. 

Y todos estos valores les servirán para el resto de sus vidas, tanto a nivel personal como en su educación y carrera.

Los niños que entrenan en taekwondo también mejoran su autoestima al descubrir que controlan su cuerpo, que mejoran en muchas áreas físicas e incluso que alcanzan metas que antes consideraban imposibles.

Como resultado, se sienten más cómodos consigo mismos.

Pertenecer a un equipo y sentirse parte de un lugar con aficiones y preferencias compartidas hace que cada niño se sienta más feliz y comprendido.

Otros aspectos a tener en cuenta

Además de lo anterior, es importante tener en cuenta otros aspectos importantes relacionados con la práctica del Taekwondo.

Los niños pequeños pueden empezar a practicar este arte marcial a partir de los 4 años.

La clave de este arte marcial es aprender a defenderse en lugar de atacar. 

Por ello, también se considera muy útil para todos aquellos niños que tienen cierta agresividad, ya que les ayuda a controlarla.

El niño ganará más confianza en sí mismo y también obtendrá una mayor sensación de seguridad. En conclusión, el taekwondo es una actividad esencial en el mundo actual para mejorar las capacidades físicas e intelectuales generales de los niños.